Este Monasterio de la Orden del Cister es el más antiguo de la Diócesis. Es sucesor directo del Monasterio recoleto de bernardas de las Palmas, que fue el primer monasterio que se fundó en Gran Canaria, con la autorización de Don Fernando de Figueroa, Obispo de la Diócesis. Las fundadoras vinieron del Monasterio Cisterciense de Santa María de Las Dueñas de Sevilla. El 14 de Junio de 1592 se unieron a un grupo de jóvenes Canarias, que expresaban animosas su llegada, empezando a vivir canónicamente la vida conventual con gran alegría y júbilo en la ciudad de Las Palmas, donde a la postre pasarían a instalarse en la Villa de Teror.  

Nuestro Monasterio procede de la primera década del siglo XVII. Fue fundado en la ciudad de las Palmas, por el famoso Obispo Don Cristóbal de la Cámara y Murga, gran promotor de la renovación religiosa de la diócesis. Hizo potenciar la vida contemplativa y fundó este monasterio de la Orden del Cister. Se dedicó a San Ildefonso, de quien este Obispo era muy devoto, y se ubicó en Vegueta, en el lugar donde actualmente se encuentra El Museo Canario. Como solera para esta nueva Comunidad pasaron diez religiosas del veterano monasterio de San Bernardo de las Palmas. 

El 8 de Noviembre de 1888, después de veinte años de exclaustración, las Religiosas Bernardas del Convento de San Ildefonso de Las Palmas se instalaron en el Monasterio edificado en Teror en su barrio alto, en su ubicación de la calle del Castaño de la villa Mariana de Teror.